Astrología para escépticos

Interesarse por la Astrología, tiene caminos disímiles e imprevisibles. En mi caso, decidí estudiar el tema, para volverla pedazos, ya que consideraba que era una patraña para aprovecharse de los ingenuos que buscaban soluciones mágicas a sus dificultades cotidianas.

Es decir, me trajo de la mano dócilmente, el escepticismo a ultranza y con las mismas características que todavía siguen teniendo los detractores: una soberbia desmedida, criticando lo que no se conoce y dejando paso a la creencia de saberlo todo, muy común en algunos adolescentes.

Es obvio qué dando paso a la arrogancia, nos tropezamos con muchas barreras y conceptos que no tienen explicación. Esto nos cierra el entendimiento y discutimos, esgrimimos argumentos y nos solazamos cuando tropezamos con alguien que tiene menos información que nosotros.

El desprecio total por el mundo de los crédulos, se manifiesta ante lo irrazonable y caemos en la subestimación rápidamente. Esto cierra muchas puertas. Creo firmemente en lo que dice mi guía en el mundo de la Astrología, cuando asegura que “—al conocimiento se llega únicamente como un acto de revelación—”.

Esto no quiere decir que debe ser tocado por el dedo divino, sino que, dependiendo que haga cada uno con la información que ha recibido, tendrá acceso a comprender de que se trata. Es común ver gente que estudia algo y sigue repitiendo el mismo discurso por años. Otros, avanzan mucho más rápido con seguridad y transmitiendo sus opiniones de manera convincente. Vale decir: saben lo que dice. No teoriza.

Esta es la razón que nos impulsó a crear nuestra Escuela. Queremos honrar esta disciplina y para ello apuntamos a formar expertos serios, confiables, moralmente ilustrados y que sean ejemplos de sabiduría.

En síntesis, nos enfocamos en mostrar que la Astrología es algo más que banalidades, predicciones condicionantes y fatalismo místico.

La Astrología y Yo – Por Norberto García.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.